El Ayuntamiento reparte cerca de 3.500 kilos de alimentos entre las familias más necesitadas

[/caption] El Ayuntamiento de Peligros, a través dela Concejalíade Servicios Sociales, está repartiendo estos días cerca de 3.500 kilos de alimentos básicos a 122 familias necesitadas de la localidad. Los alimentos proceden del Fondo Español de Garantía Agraria, conocido como Banco de Alimentos, al que se dirigió el Ayuntamiento para pedir ayuda, ante las numerosas peticiones de asistencia en el municipio. El Consistorio ha completado la partida con otros mil kilos de alimentos gracias a la cantidad económica que ahorró con la suspensión del castillo de fuegos artificiales en las pasadas fiestas de julio. En base a una valoración realizada por el área de Servicios Sociales,  y después de que tanto el Ayuntamiento como Cáritas se encontraran sobrepasados en la atención a los más necesitados, la Concejalía al frente de la cual se encuentra Cristina López Núñez pidió ayuda al Banco de Alimentos. Una vez concedida esa ayuda, el Ayuntamiento ya ha recibido 2.500 kilos de pasta, galletas y leche, que Servicios Sociales completará con otros alimentos básicos como arroz y legumbres, hasta donde alcance el presupuesto. Precisamente esta semana se ha dado a conocer el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia, concedido a la Federación Española de Bancos de Alimentos, que coordina  sus actividades y facilita las relaciones con los organismos de la Administración Central Internacional, así como con otras entidades no lucrativas y con empresas que facilitan alimentos excedentes o que ayudan en su sector de competencia a la actividad de los bancos de alimentos. El Ayuntamiento de Peligros repartirá los alimentos de forma equitativa entre las 122 familias que Servicios Sociales ha valorado como más necesitadas. Se trata del primero de tres envíos que el Banco de Alimentos tiene comprometidos con el Ayuntamiento de Peligros. El siguiente se dará antes de Navidad, y constará de 16 alimentos diferentes, hasta los 10.000 kilos. Según el alcalde, Roberto García, “cualquier ayuda es poca para muchas familias que lo están pasando realmente mal en el municipio, sin trabajo ni ingresos de ningún tipo en algunos casos”. El alcalde ha destacado el hecho de que el dinero que se iba a gastar en los fuegos artificiales de las fiestas “vayan a parar a los qué más les hace falta”.