Peligros consigue diez contenedores personalizados tras superar el reto del reciclaje de vidrio

La Diputación de Granada ha acogido la entrega de premios a los cinco municipios granadinos participantes en el “Reto Mapamundi” – Vegas del Genil, Peligros, Atarfe, Baza y Churriana de la Vega- que han recibido 10 contenedores vinilados con diseños “personalizados” para cada uno de ellos.
La iniciativa, que ha implicado a un total de 40 municipios andaluces, ha conseguido reunir 154 toneladas de envases de vidrio entre los meses de diciembre y enero en la provincia, y un incremento de un 58% en reciclaje respecto al mismo periodo del año anterior, según ha explicado la diputada de Medio Ambiente, María del Carmen Fernández, que ha comparecido hoy junto a los representantes de los municipios participantes en este reto y el gerente de zona de Ecovidrio, Jesús Gutiérrez.
El “Reto Mapamundi”, puesto en marcha por la Junta de Andalucía, la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP) y Ecovidrio, la entidad sin ánimo de lucro encargada de la gestión del reciclado de envases de vidrio en España, es una campaña de concienciación que trata de incrementar en un 10% los datos de recogida selectiva de envases de vidrio en los municipios andaluces.
Para contribuir a conseguir este propósito, se llevaron a cabo acciones de dinamización para informar a los ciudadanos de la campaña y de la importancia del reciclaje de envases de vidrio y el cuidado del medioambiente.
Fruto del compromiso ambiental mostrado por los cinco municipios granadinos, se recogieron cerca de 154 toneladas de envases de vidrio entre los meses de diciembre de 2019 y enero de 2020, superando con creces el objetivo marcado del 10%, alcanzando un 58% de incremento con respecto al mismo periodo del año anterior.
Desarrollo Sostenible
En el contexto de las amenazas medioambientales actuales, reciclar vidrio se ha convertido en una tarea ineludible para contribuir al desarrollo sostenible, fomentar la transición hacia la economía circular y luchar contra el cambio climático, ha señalado la diputada. El vidrio depositado de forma selectiva en contenedores se recicla al 100% y se transforma para la fabricación de nuevos envases de forma indefinida y sin perder sus propiedades originales, evitando la extracción de materias primas de la naturaleza, la erosión de suelos y la deforestación del entorno, y minimizando el gasto energético y la emisión de CO2 en el proceso de fabricación. Además, se trata de una actividad que apoya el cumplimiento de la “Agenda Urbana para el desarrollo sostenible 2030”, ha apuntado.