Ayuntamiento, Salud y Consumo

Recomendaciones de la OMIC sobre productos y servicios típicos de las fiestas navideñas

La Oficina Municipal de información al consumidor del Ayuntamiento de Peligros, les ofrece esta guía de información práctica a los vecinos/as de esta Localidad, sobre productos y servicios típicos de estas fechas, recordándoles que sus derechos como consumidores no merman en estas fechas, e invitarles a ejercer un consumo responsable durante una época en la que el consumo se dispara influido por las celebraciones y la publicidad comercial.

En Navidad los hábitos de consumo de muchos ciudadanos se relajan pasando por una especie de periodo vacacional en el que los buenos hábitos tienden a quedar momentáneamente olvidados.

Se recomienda que cada familia haga una previsión de gastos para estas fiestas con un criterio realista, valorando como consumidor la relación calidad/precio y el aspecto práctico del objeto o servicio. La situación actual del mundo hace necesaria una conducta de consumo responsable.

Debemos tener en cuenta cómo influye aquello por lo que pagamos: si es seguro; si se ha fabricado o no en condiciones de dignidad para los trabajadores; en qué grado respeta el entorno… La Navidad es el momento por excelencia de los envases grandes, llenos de adornos… pero podemos prescindir de muchos y
reciclar los que usemos.

Ante los inminentes compromisos, debemos recordar que un regalo es un mensaje de afecto, no una obligación. Lo más importante es compartir la magia y el descubrimiento, antes que la existencia material de los objetos.

La publicidad como reclamo:

Reflexione con calma si necesita lo anunciado. Sea crítico con la publicidad.
Antes de hacer las compras, haga un presupuesto.
Salvo que anuncie otra cosa, el establecimiento no está obligado a cambiarle el producto ni a devolverle su dinero. Sólo puede pedir su cambio si un producto no cumple las características con que se anuncia o es defectuoso. También puede pedir el cambio en el caso de que la venta esté condicionada a poder tener a prueba un producto. En ventas a distancia o fuera del establecimiento mercantil el período de devolución es de 7 días.
Es frecuente, no obstante, que determinados establecimientos, aún cuando admitan la devolución de los productos, excluyan de devolución algunos,
como la ropa interior y los vestidos de fiesta, muy demandados en estas fechas, y otros que pueden ser fácilmente copiados (libros, videojuegos, etc.).

Si compra por Internet, hágalo en sitios seguros: compruebe que la dirección empieza por “https://”, o busque el candado o la llave al pie de la página.

Es lógico que los anunciantes ofrezcan sus productos de un modo atractivo, pero también es conveniente que el consumidor sea crítico con la publicidad para evitar compras innecesarias. Para ello:
Repare en las cualidades reales del objeto que se anuncia y la parte de fantasía del anuncio. Intente descubrir por qué le resulta sugerente: puede que sea el atractivo de quien lo presenta, la complicidad de los actores, la tan navideña invocación de un ambiente familiar entrañable…
Recuerde que la publicidad vincula al anunciante, es decir, deben entregarle exactamente lo ofertado.

Cotillones y fiestas:

En Navidad, y sobre todo en Nochevieja y Reyes, muchos establecimientos organizan cotillones y fiestas.

Si queremos acudir a ellos deberemos tener en cuenta que:

Está prohibida la venta y reventa callejera o ambulante de entradas.
Los locales donde se celebren las fiestas deben tener la licencia municipal de funcionamiento, que se concede al acreditarse, entre otras cosas, el cumplimiento de determinadas condiciones de seguridad e higiene.
Los datos esenciales de la licencia, como el aforo máximo, deben ser visibles en el exterior de los locales.
Los titulares de los establecimientos podrán ejercer el derecho de admisión, debiendo estar visibles las condiciones a la entrada de éstos y no utilizando ese derecho de forma arbitraria o discriminatoria. Es inconstitucional que no le dejen entrar por motivos de aspecto, raza, religión, opinión política u orientación sexual, entre otros.
Los precios deberán estar expuestos al público.
Los establecimientos deberán tener a disposición del público hojas de reclamaciones.
Las fiestas deberán desarrollarse de acuerdo con las condiciones anunciadas. Los programas y carteles publicitarios reflejarán con claridad las características del evento, y en su caso, las prestaciones incluidas en el precio de la entrada.
Es aconsejable conservar la entrada para cualquier posible reclamación.
Infórmese de si la fiesta será en una sala sin humo o si tiene zonas habilitadas para fumadores. En cualquier caso, si se permite el acceso a menores, está terminantemente prohibido fumar.
En las cenas, por ejemplo de empresa, es conveniente cerciorarse del precio del menú antes de reservar para no llevarnos sorpresas a la hora de pagar.

Precios:

Los precios son libres y conviene que compre todo lo que pueda con antelación, ya que suelen aumentar conforme se acercan los días festivos.
Todos los establecimientos comerciales están obligados a exhibir el precio de venta al público, IVA incluido, de los artículos que estén expuestos para su venta. Esto también se aplica a los productos de los escaparates.
Los mercadillos también han de mostrar los precios de venta al público y disponer de hojas de reclamaciones.

Garantías:

La garantía no siempre debe figurar por escrito en todas nuestras compras. La Ley establece esta obligación sólo en el caso de productos de naturaleza duradera.
Para evitar problemas, conserve siempre el tique.
La Ley establece un plazo de garantía de 2 años si se adquiere un producto nuevo y, al menos, de 1 año si es de segunda mano.
Durante ese plazo, en el caso de que el bien adquirido no se ajuste a lo ofertado o a lo que razonablemente puede esperarse de él, el consumidor tiene derecho a su reparación totalmente gratuita o a su sustitución en las condiciones que establece la propia Ley.
Si el consumidor manifiesta su falta de conformidad durante los seis primeros meses, corresponde al vendedor demostrar que el defecto no es de origen.
Transcurrido ese periodo de tiempo, es el comprador el que tendrá que probar que el defecto es de origen.
Garantía y servicio postventa: El productor o, en su defecto el importador, está obligado a garantizar al comprador un adecuado servicio técnico para los bienes de carácter duradero que fabrica o importa, así como el suministro de piezas de repuesto durante un plazo mínimo de 5 años a contar desde la fecha en que el producto deje de fabricarse.

La garantía comercial es la que ofrece adicionalmente el fabricante o vendedor, y es independiente de la garantía legal. No es obligatoria, pero una vez ofrecida, tendrá que cumplirse. Por ello debe constar por escrito, y detallar las condiciones.

Tarjetas de crédito y débito:

Guarde los recibos de todas las compras efectuadas para luego poder comprobar esos gastos con la información que envía el banco.
Si pierde o le roban la tarjeta, póngalo en conocimiento de la entidad bancaria o el establecimiento emisor de la tarjeta con la mayor rapidez, para que procedan a su anulación y no deje de notificarlo por escrito. Además, presente una denuncia en la comisaría de Policía más cercana a la mayor brevedad posible.

En la alimentación, cómo proteger nuestro bolsillo:

Diseñe con tiempo los menús y adquiera los productos con antelación, ya que en los días cercanos a las fiestas los precios de ciertos productos aumentan mucho.
Escoja menús cuya materia prima no sea especialmente cara. Un plato no tiene que ser más rico porque sus ingredientes sean más caros.
Los productos congelados son más baratos y no tienen por qué ser de peor calidad si se ha mantenido adecuadamente la cadena de frío.
Compare los precios de los productos que desea adquirir. En muchas tiendas hay ofertas puntuales o marcas blancas cuyo precio es bastante inferior al de las más conocidas.

Cómo proteger nuestra salud:

Conserve los alimentos de la forma indicada en su etiqueta.
Adquiera los productos en establecimientos que tengan garantía sanitaria. Tenga cuidado con los mercadillos y los productos de procedencia desconocida.
Si compra o le regalan productos de caza o de matanza domiciliaria, solicite la acreditación del control veterinario.

Tenga cuidado sobre todo con el etiquetado, la presentación, el transporte y la conservación de los mariscos, especialmente si los va a consumir crudos.
No consuma el pescado crudo directamente.
Congélelo y podrá consumirlo sin problemas.
Manipule los alimentos durante su preparación con la mayor higiene: Las superficies, los utensilios, etc., han de estar bien limpios.
Al diseñar los menús, realice composiciones equilibradas, con variedad de productos que aporten a la dieta todos los nutrientes necesarios (proteínas, hidratos de carbono y fibra); minimice el contenido en grasa o al menos compénselo introduciendo platos que aporten pocas calorías, como frutas o verduras.
Procure no consumir alcohol. Si lo hace, rechace las bebidas que no estén correctamente etiquetadas o cuyo precinto haya sido manipulado.
Aunque no se trate de productos que tengan una venta exclusivamente estacional, es verdad que en estas fechas la oferta en las tiendas es muy importante. La adquisición de ropa y calzado, pero también de otros productos textiles destinados al hogar, experimenta una demanda que, a veces, responde sólo a un deseo impulsivo, no siempre compatible con una buena compra. Compre lo que necesite y tenga en cuenta los siguientes consejos:

Lotería:

Como todos los años, en estas fechas nos lanzamos a la compra de lotería con la finalidad de compartir nuestra suerte con los familiares, amigos, compañeros de trabajo y con todas aquellas personas a las que queremos. La lotería tiene una connotación social muy importante, siendo muy frecuente que las participaciones que adquirimos de asociaciones, clubes, etc. tengan un recargo que se destina a financiar actividades puntuales o bien al funcionamiento de dichas entidades vendedoras. Recuerde que en estos casos debe estar diferenciada claramente la cantidad que usted juega y el recargo, con el fin de que no pueda haber confusión.

Tenga en cuenta que:

Cuando compartimos un décimo es conveniente disponer de algún documento que acredite nuestra participación, ya que el portador del décimo es el único facultado para cobrar el premio.
También es muy frecuente en estas fechas mandar décimos de lotería a los seres queridos cuyo lugar de residencia es lejano como prueba de nuestro cariño y amistad. Si quiere usted asegurarse de que la participación llega a su destino remítala por correo certificado. También puede enviarse como certificado asegurado: así podrá asegurar el contenido por el valor que usted estime conveniente hasta un máximo de tres mil euros. En cualquier caso, es mejor mandar una fotocopia: así nos evitaremos sorpresas.
También es muy habitual comprar participaciones en los establecimientos que frecuentamos. En estos casos, asegúrese de que efectivamente disponen del décimo.

Al cobrar el premio debe saber que:

Si usted es uno de los agraciados, puede cobrar el premio en cualquier administración de lotería, siempre que la cuantía sea inferior a 3.000 euros por décimo.
Para cantidades mayores deberá dirigirse a la entidad bancaria que gestione los premios, para que le paguen a través de un cheque o por transferencia bancaria a su cuenta.
Compruebe en su décimo hasta que fecha tiene para reclamar su premio, normalmente 3 meses desde la celebración del sorteo.

Tramitación de Reclamaciones:

Si a pesar de haber seguido todos los consejos que le hemos dado tiene usted algún problema y quiere presentar una reclamación, siga los siguientes pasos:

Pida la hoja o el libro de reclamaciones en el Establecimiento ya que está obligado a tener este tipo de documento y facilitárselo gratuitamente.
Siga las instrucciones que aparecen en él y entregue a la Administración la copia correspondiente para que pueda tramitarse su reclamación.
Si la empresa le niega la hoja de reclamaciones, pida auxilio a la Policía Local de la Provincia o Municipio a fin de que se le sancione o se levante Acta.
Si no ha sido posible obtener la hoja de reclamaciones, presente su reclamación por cualquier otro medio en la oficina municipal de información al consumidor (OMIC) de su ayuntamiento o en la Dirección General de Consumo de Granada (los teléfonos de contacto figuran a continuación).
En el escrito de reclamación deberá identificar claramente a la persona o empresa contra la que quiera reclamar, así como hacer un relato claro y sucinto de los hechos que motivan la reclamación, acompañando toda la documentación de que disponga y que pueda servir para apoyar su pretensión.
Guarde todas las facturas, tiques, contratos, publicidad y demás documentación que le entreguen cuando compre un producto o contrate un servicio. Y asegúrese de que constan por escrito todas las ofertas, promesas y regalos que le ofrecen.

Para la tramitación de las reclamaciones y consultas le ofrecemos la dirección y teléfono de esta O.M.I.C.

Oficina Municipal de información al Consumidor
Edificio de Servicios Sociales
Plaza de la Candelaria S/N
Tlf.: 958405018 – FAX 958100262
Email: omic@ayuntamientopeligros.es

Otra vía de resolución de conflictos, es el arbitraje.
Este sistema que funciona como un procedimiento extrajudicial y gratuito que termina en un laudo de obligado cumplimiento para las partes.
Los establecimientos adheridos a arbitraje exhiben el logotipo naranja reproducido en esta página, que representa un aval de calidad en su servicio. Es decir, consumir en esos establecimientos ofrece la seguridad de que van a responder ante cualquier problema. Para que se ponga en marcha el procedimiento, el consumidor deberá solicitarlo por escrito en los organismos competentes en consumo.